Limitar el consumo de carne roja y especialmente de carne procesada

Carne roja

La carne roja (ternera, cerdo, cordero y cabra) no es sana. Cómela con menos frecuencia.

Se recomienda limitar el consumo de carne roja y carne procesada a una o dos raciones a la semana y elegir carne magra y alternarla con otras fuentes de proteínas, como legumbres, frutos secos, pescado y aves de corral.

Desventajas para la salud

La carne roja, y especialmente la carne roja «procesada» como el salami, el jamón y el bacon, no es buena para la salud. Tiene un alto contenido en grasas saturadas, grasas trans y sal. Esto puede provocar hipercolesterolemia, hipertensión arterial y un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares. Comer carne roja y carne «procesada» también tiene más probabilidades de provocar cáncer de colon y diabetes tipo 2.

¿Cuánta carne roja necesita?

No necesitas carne roja. Come un máximo de 500 gramos de carne a la semana, de los cuales un máximo de 300 gramos de carne roja. Limitar el consumo de carne procesada.

Ejemplos de buenos sustitutos de la carne roja:
Legumbres, frutos secos, cacahuetes, cereales, pollo, pescado y huevo.

Consejo

Haz un programa de cambio semanal que pueda ayudarte a comer menos carne roja. Por ejemplo, así lunes: legumbres, tempeh o tofu; martes: carne roja o huevo; miércoles: pollo; jueves: pescado azul; viernes: frutos secos; sábado: pollo o legumbres y domingo: carne roja o frutos secos.

Recetas con carne y sustitutos (PDF)

Aquí encontrará más recetas

(click en el logo para ir a la página web)