Cómo cambiar un hábito de forma permanente

Cómo cambiar un hábito de forma permanente

Probablemente hayas intentado cambiar algo en tu estilo de vida: querías hacer más ejercicio, picar menos entre horas, beber menos alcohol… Lo conseguiste durante un tiempo, pero luego volviste a caer en tus hábitos de siempre. Y, precisamente en los momentos en los que estabas estresado, era aún más difícil tomar la decisión saludable ¿Te suena? Frustrante, ¿eh?

En este vídeo aprenderás por qué ha sucedido esto ycómo puedes cambiar un hábito de forma permanente.

Tu cerebro como un bosque

Imagina tu cerebro como un bosque… Para cada rutina que realizas, tu cerebro tiene que establecer una conexión o labrar un camino entre distintas partes de tu cerebro. Las rutinas que repites cada día han creado caminos muy amplios y asentados en tu cerebro. Estas vías son, por tanto, fácilmente accesibles.

 Para aprender y establecer una nueva rutina, hay que crear un nuevo camino. A veces hay que empezar de cero. Hay que trabajar duro para construir ese nuevo camino. También hay que lidiar con las leyes naturales del bosqueen este proceso, ya que, si no usas ese nuevo camino todos los días, rápidamente  vuelve a crecer la maleza y se hace cada vez más estrecho e inaccesible.

No tienes que empezar de cero

Sin embargo, esto es parte del proceso, e incluso cuando ha crecido maleza y te desanimas pensando que tienes que empezar de cero, siempre queda rastro del camino recorrido, tan solo tienes que retomarlo lo máximo posible y cada vez habrá menos maleza que podar y será más fácil.

Eso también forma parte del proceso, e incluso cuando ha vuelto a crecer y sientes que tienes que empezar de cero, siempre queda algo de esa ruta, sólo tienes que volver a visitarla tanto como puedas y cada vez te costará un poco menos de esfuerzo.

Cada vez que experimentas estrés, tu cerebro elige automáticamente el camino más fácil, es decir, el más ancho. Este suele ser el camino más viejo y habitual.

Repetir para tener éxito

Así que, cuando construyas un nuevo camino, asegúrate de utilizarlo lo más a menudo posible, para que se convierta en un camino muy ancho y accesible. Porque entonces este camino también se podrá utilizar siempre, incluso cuando estés estresado.

Así que un nuevo hábito saludable debe aprenderse y «establecerse» y… sobre todo: repetirse muy a menudo ¡Ve a por ello y persevera!