El problema

La población de edad avanzada se enfrenta a dos condiciones que amenazan un envejecimiento saludable: una masa grasa elevada (obesidad) y una masa y función muscular bajas (sarcopenia). La combinación de ambas, denominada obesidad sarcopénica, aumenta de forma sinérgica el riesgo de sufrir problemas de salud. Ambas afecciones suelen coexistir, ya que se refuerzan mutuamente y comparten etiologías comunes, principalmente la mala alimentación y la inactividad.

 

Aunque todas las personas que envejecen corren el riesgo de ganar peso y perder masa muscular, existe un riesgo aún mayor de padecer sobrepeso y sarcopenia durante la transición a la jubilación. Esto se debe a los cambios en la ingesta nutricional, que pasa a ser deficiente, y a la disminución de los niveles de actividad física. Sin embargo, la jubilación también ofrece una gran oportunidad para mejorar el estilo de vida, ya que quienes se jubilen necesitarán reestructurar todas sus actividades diarias. Además, adoptar un estilo de vida saludable en torno a la edad de jubilación ofrece tiempo suficiente para prevenir la obesidad, la sarcopenia y la obesidad sarcopénica, y proporciona beneficios a largo plazo, como un envejecimiento saludable y la prevención/retraso de la dependencia en edades avanzadas.

 

Para estimular la pérdida de peso y/o prevenir el aumento de peso, preservando al mismo tiempo la masa muscular, es fundamental abordar tanto la actividad física como una nutrición adecuada. En este sentido, resulta clave cambiar el comportamiento de forma sostenible, valiéndose de herramientas y recursos apoyados científicamente que puedan integrarse en el día a día. La tecnología aplicada a la salud (por ejemplo, aplicaciones o relojes inteligentes) puede proporcionar herramientas prometedoras para ofrecer intervenciones personalizadas y atractivas sobre el estilo de vida a un gran grupo de personas. Asimismo, estas herramientas podrían colaborar a mantener menores costes en la atención sanitaria. En este momento, faltan intervenciones eficaces y sostenibles que se centren en la jubilación como punto de inflexión para promover tanto una dieta saludable como la realización de ejercicio físico.